Blog

Comparte este artículo

Te apoyamos

¿Cómo se diagnostican la obesidad y el sobrepeso?

Diagnóstico de la obesidad y el sobrepeso

Existen una serie de pruebas científicas y consensuadas por la comunidad médica que establecen con precisión si un paciente tiene o no obesidad o sobrepeso.

  1. El Índice de Masa Corporal (IMC)

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el IMC es la medida con la que se definen la obesidad y el sobrepeso. Este índice se obtiene dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros.

IMC = kg/m2

Tabla1: Definiciones de sobrepeso y obesidad en función del IMC1

Calcular el IMC está al alcance de cualquiera, por lo que es una de las primeras variables a medir cuando alguien sospecha que puede tener obesidad. Su simplicidad también la convierte en la primera buena herramienta para estimar los riesgos de salud para un paciente específico, porque el IMC aumentado corresponde a un aumento en el riesgo de padecer otras enfermedades asociadas.1

Sin embargo, el IMC tiene algunas limitaciones y no contempla la historia completa del riesgo individual: esta medida se ve afectada por la edad y el género (hombre o mujer) y varía con las proporciones corporales o composiciones que normalmente son diferentes entre etnias. Además, no distingue entre músculo y grasa; por ejemplo, un hombre de 100 kg con 180 cm de talla tiene un IMC de 32,4 kg/m2. Pero este hombre podría ser tanto un atleta musculoso como un hombre con gran cantidad de grasa abdominal.1

  1. Medición de la circunferencia de la cintura 

Esta prueba complementa al IMC y ayuda a identificar el riesgo de una persona específica, ya que tiene en cuenta el volumen de grasa abdominal de la misma.

La grasa abdominal es un indicador que alerta sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular y otras enfermedades crónicas asociadas a la obesidad y el sobrepeso, como la diabetes tipo 2 o un exceso de colesterol, triglicéridos, o ambos, en la sangre.

Para medir este indicador, el profesional sanitario determina la circunferencia de la cintura justo entre la parte baja de las costillas y la parte superior de la cadera. Un incremento de esta circunferencia se asocia a un riesgo elevado de la enfermedad.1

  1. Sistema de Estadificación de Obesidad de Edmonton (EOSS)

Esta es una medida del impacto médico, mental y funcional de la obesidad y de cómo de sano se encuentra el paciente. Se trata de un sistema de estadificación con una escala de 5 puntos (etapas de 0 a 4), que se basa en una valoración general de los factores de riesgo/enfermedades existentes relacionadas con la obesidad, síntomas físicos, limitaciones de la función y bienestar, así como síntomas psicológicos. Tras una evaluación, se puede asignar un estadio de esta escala a la persona con obesidad. Y es una herramienta más amplia que las anteriores para evaluar la carga de la enfermedad y el pronóstico de los pacientes con obesidad. El riesgo de mortalidad por cualquier causa aumenta con un valor EOSS más alto.2

Las desventajas, en comparación con el IMC o circunferencia de la cintura, son que este sistema lleva más tiempo para evaluar y es algo subjetivo. Sin embargo, se puede usar como una medida adjunta para algunos fines, como dar prioridad a los pacientes para la cirugía bariátrica.2

Otra prueba similar es el sistema de Etapa de la Enfermedad Cardiometabólica (CMDS) que evalúa específicamente el riesgo de diabetes tipo 2 o mortalidad cardiovascular.3

Bibliografía

  1. WHO Technical Report Series 894. Obesity: preventing and managing the global epidemic. Report of a WHO Consultation. World Health Organization Geneva 2000.
  2. Padwal RS, Pajewski NM, Allison DB, et al. Using the Edmonton obesity staging system to predict mortality in a population-representative cohort of people with overweight and obesity. Canadian Medical Association Journal. 2011;183:E1059– E1066.
  3. Guo F, Moellering DR, Garvey WT. The progression of cardiometabolic disease: validation of a new cardiometabolic disease staging system applicable to obesity. Obesity. 2014;22:110–118. doi:10.1002/oby.20585.

Comparte este artículo

Deja un comentario