Blog

Comparte este artículo

Perder peso

Guía práctica para mantener la motivación

metas

El primer paso que hay que dar a la hora de abordar tanto la obesidad como el sobrepeso es reconocer que se está sufriendo una enfermedad crónica que necesita de un tratamiento médico a largo plazo. Una de las finalidades de los tratamientos es la pérdida de peso y es necesario especificar la importancia de que ésta se produzca de forma paulatina. Para ello, es indispensable que se establezcan una serie de pequeñas metas a cumplir en un tiempo estipulado para que, poco a poco, vayamos obteniendo los resultados deseados.

Guía práctica para lograr tus metas y mantenerte motivada 

Cambiar tu estilo de vida puede ser difícil, por eso es necesario encontrar una serie de puntos de apoyo que te ayuden a seguir en los momentos más difíciles, ya que nadie puede predecir cómo se experimentarán los diferentes altibajos que ocurrirán durante ese proceso.

Motivación. Es muy importante definir la razón por la que queremos plantearnos empezar con un tratamiento de pérdida de peso: sentirnos mejor con nosotros mismos, cuestiones de salud, etc., ya que nos servirá de apoyo en los momentos más bajos. Para elaborar y seguir un plan saludable vamos a necesitar también compromiso y determinación que nos ayude a cumplir la estrategia que hayamos diseñado para manejar nuestro peso.

Hacer pequeños cambios de forma paulatina. En numerosas ocasiones el hecho de realizar modificaciones en el estilo de vida puede ocasionar agobios o preocupaciones. Es importante resaltar que estos cambios no deben producirse de forma repentina, sino que deben ir estableciéndose poco a poco para que las consecuencias del cambio a nivel emocional y mental no sean tan grandes.

Deshacerse de los viejos hábitos es algo que va a llevar tiempo. Durante este proceso es importante identificar aquello que en el pasado nos ha frenado o nos ha desmotivado, como por ejemplo altibajos emocionales que nos producen ansiedad, un cambio de trabajo que modifica los horarios de las comidas o un sentimiento de culpa si vemos que no perdemos el peso que queremos. Recordar las causas que en el pasado nos hicieron abandonar puede ayudarnos ahora a no caer de nuevo en ellas.

Llevar un cuaderno de registro de comidas y estados de ánimo. En las terapias que abordan los trastornos de la alimentación, los pacientes llevan un registro de todas las comidas que realizan durante el día o la noche en donde anotan también los estados de ánimo que han acompañado a cada ingesta. El objetivo es identificar aquellas emociones que acompañan a las ingestas, sean estas normales o atracones fuera de hora. De esa manera, toman conciencia de la relación que establecen entre las decisiones sobre la comida y las emociones. En el caso de un proceso de manejo del peso para personas obesas o con sobrepeso, llevar un registro de este tipo también puede ayudar.

Con la motivación y los apoyos necesarios, perder peso es algo posible de conseguir. Ahora bien, hay que tener claro que va a hacer falta esfuerzo, fuerza de voluntad y tiempo para ser capaces de percibir los resultados.

Comparte este artículo

2 Comentarios

  1. Prueba

Deja un comentario