Blog

Comparte este artículo

Perder peso

¿Cómo reconocer mitos y bulos sobre la pérdida de peso?

Mitos y bulos sobre la pérdida de peso

En redes sociales e internet encontramos dietas y productos milagro para perder peso, pero, ¿sabes qué riesgos tienen para tu salud o la de tu bolsillo?1

¿Qué diferencia hay entre mito y bulo?

Si acudimos a la Real Academia Española (RAE) vemos que un mito hace referencia a historias ficticias y a cualidades o excelencias sobre algo o alguien que en realidad no tiene. En lo que respecta a los bulos, los define como noticias falsas difundidas con un objetivo, que puede perjudicar a un tercero, por intereses para quienes lo difunden o, simplemente, para crear alarma social.2,3

La realidad es que la mayoría de los bulos que circulan en internet están relacionados con la salud, por lo que es necesario aprender una serie de claves y ser crítico para identificar la información de calidad, ya que la salud es uno de los temas que más nos preocupan a los ciudadanos.3 Para no caer en el engaño debemos aprender a juzgar y contrastar la información para tomar decisiones que no afecten negativamente a nuestra salud.1

Claves para diferenciar la información veraz de los mitos y bulos

Aquí tienes un listado de características propias de dietas o productos para perder peso que son un fraude:1

  • Aseguran resultados rápidos, milagrosos
  • Se basan en que son naturales y seguros
  • Tienen ingredientes secretos o son remedios antiguos
  • Usan palabras pseudocientíficas como termogénesis
  • Prohíben el consumo de un alimento o un grupo de alimentos, generando listados de alimentos buenos y malos
  • Exageran propiedades de un ingrediente
  • Excluyen a profesionales sanitarios, promueven el famoso “hágalo usted mismo”
  • Sus beneficios se basan en relatos, en testimonios, en un único estudio, en estudios con pocas personas y en estudios de corta duración
  • No asumen responsabilidades sobre posibles efectos adversos (“el autor/fabricante no se responsabiliza de…”)
  • Los estudios en los que se basan no tienen revisión por pares o peer reviewed
  • Garantizan los resultados prometiendo que devuelven el dinero si no funciona
  • Sacan conclusiones muy simples de estudios complejos
  • Los productos que promueven son muy caros en comparación con el consumo de alimentos normales

Un tratamiento para pérdida de peso riguroso, debe cumplir las siguientes características:1

  • Reducir la grasa corporal intentando mantener la masa muscular (llamada masa magra)
  • Realizarse durante un largo periodo de tiempo
  • Funcionar a largo plazo, es decir, ayuda a mantener el peso perdido
  • Complementarse con formación sobre hábitos saludables adecuados
  • Reducir los factores de riesgo cardiovasculares como la hipertensión arterial, la diabetes y enfermedades que van asociadas a la obesidad como la apnea del sueño o la artrosis, entre otras
  • Fomentar la autoestima
  • Mejorar la calidad de vida

¿Qué riesgos puede tener para la salud un tratamiento inadecuado del sobrepeso o la obesidad?

A primera vista podríamos pensar “total… por probar… no creo que pase nada” pero seguir un tratamiento que no es adecuado para el sobrepeso o la obesidad puede tener riesgos y efectos secundarios como son:1

  • Inducir cambios en el metabolismo que hagan que las dietas “de verdad” sean después menos eficaces
  • Provocar la falta de nutrientes o la desnutrición
  • Empeorar el riesgo cardiovascular
  • Fomentar ideas erróneas sobre hábitos alimentarios
  • Generar frustración y sentimientos negativos
  • Provocar caída del cabello, debilidad de las uñas, mareos o decaimiento

Derribar el estigma de la obesidad y acudir a profesionales

Es necesario ser conscientes de que no existen milagros para perder peso, de ser así todo el mundo estaría en su peso ideal, por ello además de cambiar nuestros hábitos hay que acudir a profesionales de la salud.1,4

Porque la obesidad es una enfermedad compleja en la que intervienen muchos factores (hábitos, ambiente, genética, alteraciones en el organismo, etc.) y por tanto requiere la participación de diferentes especialistas. Por todo ello hay que terminar con el estigma de que tener obesidad es culpa de la persona que la sufre y favorecer el diálogo para que se diagnostique, se evalúe y se trate de forma adecuada.4

Así que el tratamiento de la obesidad se basa en tres pilares básicos que son reorganizar los hábitos alimentarios, potenciar la actividad física y fomentar la motivación para conseguir objetivos alcanzables que se mantengan en el tiempo.4

  1. Basulto J, Manera M, Baladia E, et al. ¿Cómo identificar un producto, un método o una dieta “milagro”? Noviembre de 2012 (actualizado: 12 diciembre de 2012). [Monografía en Internet]. Disponible en: http://fedn.es/docs/grep/docs/dietas_milagro.pdf [acceso: julio de 2018].
  2. Diccionario de la Real Academia Española. Disponible en: http://dle.rae.es/?w=diccionario [acceso: 05/07/2018].
  3. Observatorio de los Bulos de Salud en Internet. Disponible: http://saludsinbulos.com/ [acceso: 05/07/2018].
  4. Lecube A, Monereo S, Rubio MA, et al. Prevención, diagnóstico y tratamiento de la obesidad. Posicionamiento de la sociedad española para el estudio de la obesidad de 2016. Endocrinol Nutr. 2016. Disponible: http://www.seen.es/docs/apartados/412/versi%C3%B3n%20completa_POSICIONAMIENTO%20SEEDO_16_05_2016.pdf [acceso: 05/07/2018].

Comparte este artículo

Deja un comentario