Blog

Comparte este artículo

Obesidad y Sobrepeso

¿Sabías que la obesidad es una enfermedad crónica?

obesidad

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.1 La obesidad es una enfermedad crónica.2

Es necesario tener claro que para luchar contra la obesidad hay que eliminar prejuicios y estigmas.

En la actualidad existe el prejuicio de que la obesidad es culpa de la persona que la padece, ya que se relaciona su situación con que no sigue unos hábitos alimenticios correctos o que lleva una vida sedentaria. Sin embargo, la realidad es muy diferente, ya que la obesidad es una enfermedad en la que participan muchas causas.2,3 Además, las personas con obesidad no son conscientes de que tienen una enfermedad, por lo que no entienden que tratarla sea una necesidad.2

A la hora de diagnosticar la obesidad es necesario que se calcule el índice de masa corporal, el cual permite relacionar el peso y la estatura del paciente, y la obesidad localizada en la cintura.2-4  A la hora de calcular el IMC es necesario dividir el peso corporal de la persona en cuestión, medido en Kg, entre el valor de la altura, en metros elevado al cuadrado. Teniendo en cuenta estas cifras se estableció que valores de IMC entre 18,5 y 24,9 kg/m2 indican un peso normal, entre 25 y 29,9 kg/m2 sobrepeso y, por encima de 30 kg/m2, se establecen 3 categorías de obesidad.2,3

La obesidad afecta a muchas personas en el mundo. La prevalencia de sobrepeso estimada en la población adulta española (25-64 años) es del 39,3% y la de obesidad general del 21,6% y aumenta con la edad.5 Si atendemos a estos datos, nos enfrentamos a la realidad de que tanto los profesionales de la salud como los pacientes infravaloran la obesidad entendida como enfermedad.2

Obesidad: una enfermedad multifactorial

Cuando se habla de obesidad es inevitable mencionar que es una enfermedad multifactorial. Este concepto hace referencia a que en la aparición de ésta participan muchas y muy diferentes causas. Entre ellas podemos distinguir:2,3

  • Edad: La pérdida de musculatura y el aumento del almacenamiento de grasa provocados por los cambios hormonales que padecen las mujeres durante la menopausia, sumado a la falta de actividad física son factores clave que contribuyen al desarrollo de la obesidad.2
  • La genética.2
  • La falta de actividad física.2
  • La sobrealimentación: Se produce cuando se pierde el control del apetito. Esta situación puede darse por varios motivos: o por influencia del propio estado de ánimo (estrés, ansiedad) o por el placer provocado tras la ingesta de ciertos alimentos ricos en calorías.2
  • Algunos medicamentos.2
  • Enfermedades como el hipotiroidismo, la ansiedad o la depresión.2
  • Alteración del ciclo sueño-vigilia o desfase horario (el conocido popularmente como jet-lag).2
  • Por otro lado, el estrés se asocia a cambios en la alimentación, a comer de forma impulsiva y a un mayor consumo de tabaco y alcohol.2
  • Alteración de la microbiota intestinal por factores como la alimentación, la cirugía bariátrica o el consumo de antibióticos.2

La obesidad reduce la calidad y la esperanza de vida

En el ranking de causas evitables de muerte, la obesidad ocupa el segundo lugar después del tabaquismo. En general, el exceso de peso es responsable de la mortalidad del 54,9% de hombres y del 48,6% de mujeres.2

La obesidad va asociada a otras enfermedades que pueden ser de diferentes tipos: de tipo cardiovascular, como el síndrome metabólico, la hipertensión arterial, la dislipemia o la diabetes; y no cardiovasculares, como pueden ser diferentes tipos de cáncer, enfermedades respiratorias como el asma o la apnea del sueño, los trastornos de ánimo y ansiedad, la enfermedad hepática no alcohólica y la osteoartritis.2,3,7-10

Es destacable, además, que la obesidad afecta negativamente a la calidad de vida de las personas que la sufren, aunque no padezcan enfermedades asociadas. De hecho, se ha observado que se alcanza una calidad de vida relacionada con la salud óptima cuando se logra un IMC en torno a la normalidad (25 kg/m2) con independencia del sexo de los pacientes.2,3,6,11,12

3 claves sobre la importancia de la obesidad como enfermedad crónica

  • Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la obesidad es una enfermedad compleja en la que están implicadas muchas causas de diferente tipo como los factores ambientales, genéticos, psicológicos, socioeconómicos y del propio organismo.2,3
  • Las personas con obesidad tienen menor esperanza de vida, una mayor probabilidad de sufrir otras enfermedades y una peor calidad de vida.2,6-12
  • La obesidad es la enfermedad más frecuente y a la que menos importancia se da, a pesar del riesgo que supone para la salud y de la mortalidad asociada. Por ello, es fundamental promover que se diagnostique, se evalúe, se asesore y se trate adecuadamente a todos los que la padecen.2
  1. Organización Mundial de la Salud, OMS (World Health Organization, WHO). Nota descriptiva sobre obesidad y sobrepeso. 16 de febrero de 2018. http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight.
  2. Lecube A, Monereo S, Rubio MA, et al. Prevención, diagnóstico y tratamiento de la obesidad. Posicionamiento de la sociedad española para el estudio de la obesidad de 2016. Endocrinol Nutr. 2016. Disponible: http://www.seen.es/docs/apartados/412/versi%C3%B3n%20completa_POSICIONAMIENTO%20SEEDO_16_05_2016.pdf [acceso: 05/07/2018].
  3. National Institutes of Health. Clinical guidelines on the identification, evaluation, and treatment of overweight and obesity in adults. Disponible: http://www.nhlbi.nih.gov/guidelines/obesity/ob_gdlns.pdf [acceso julio de 2018].
  4. Whitlock G, Lewington S, Sherliker P, et al. Body-mass index and cause-specific mortality in 900 000 adults: collaborative analyses of 57 prospective studies. Lancet. 2009; 373:1083-1096.
  5. Aranceta-Bartrina J, et al. Prevalencia de obesidad general y obesidad abdominal en la población adulta española (25-64 años) 2014-2015: estudio ENPE. Rev Esp Cardiol, 2016;69(6):579-587.
  6. Soltoft F, Hammer M, Kragh N. The association of body mass index and healthrelated quality of life in the general population: data from the 2003 Health Survey of England. Qual Life Res. 2009; 18:1293-1299.
  7. Juel CT, Ali Z, Nilas L, et al. Asthma and obesity: does weight loss improve asthma control? A systematic review. Journal of Asthma and Allergy. 2012;5:21–26.
  8. Bliddal H, Leeds AR, Christensen R. Osteoarthritis, obesity and weight loss: evidence, hypotheses and horizons – a scoping review. Obes Rev. 2014 Jul;15(7):578-86.
  9. Bhaskaran K, Douglas I, Forbes H, et al. Body-mass index and risk of 22 specific cancers: a population-based cohort study of 5.24 million UK adults. Lancet. 2014;384:755-765.
  10. Florez H, Pan Q, Ackermann RT, et al. Impact of lifestyle intervention and metformin on health- related quality of life: the diabetes prevention program randomized trial. Journal of General Internal Medicine. 2012;27:1594-601.
  11. Must A, Spadano J, Coakley EH, et al. The disease burden associated with overweight and obesity. JAMA : the Journal of the American Medical Association. 1999; 282:1523-1529.
  12. Jia H LE. The impact of obesity on health-related quality-of-life in the general adult US population. J Public Health (Oxf). 2005; 27:156-164.

Comparte este artículo

Deja un comentario