Comparte este artículo

Perder peso

Sin objetivos no hay plan. Cinco razones por las que decidimos actuar contra la obesidad y el sobrepeso.

Sin objetivos no hay plan. Cinco razones por las que decidimos actuar contra la obesidad y el sobrepeso.

Perder entre el 5% y el 10% del peso corporal ha demostrado que tiene beneficios medibles para la salud, mejora el bienestar y la funcionalidad de las personas con obesidad.1-3

El tratamiento de la obesidad se basa principalmente en un plan personalizado de dieta, ejercicio y soporte psicológico, combinado si fuera necesario con un tratamiento farmacológico, que tiene como objetivo cambiar los hábitos de la persona con obesidad y mantener la pérdida de peso a largo plazo.1-3

Se ha observado que al año de seguir una dieta baja en calorías y después de haber perdido peso se generan respuestas a nivel físico y psicológico, que hacen aumentar el apetito, favoreciendo el fracaso en muchos casos. Esto provoca que con el tiempo, si no se recibe el tratamiento y el soporte adecuado, se acabe recuperando lo perdido y generando frustración.1-4

A continuación, se listan 5 razones por las que decidimos actuar contra la obesidad y el sobrepeso que pueden ayudar a reforzar los objetivos y seguir el plan. Porque perder peso ha demostrado:1-3

  1. Mejorar la salud, independientemente de que se tenga o no otra enfermedad asociada1-3

Hay mucha evidencia que indica que perder peso, con una dieta adecuada baja en calorías y actividad física, ayuda a bajar la presión arterial, la glucosa en sangre y el colesterol, tanto en personas sanas como en aquellas que ya tenían hipertensión arterial o diabetes.1-3

  1. Reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, respiratorias y articulares1-3

Con una pérdida de peso de al menos un 10% del peso corporal se puede reducir hasta un 40% el riesgo de diabetes. Esto es destacable, ya que se estima que el 100% de las personas con obesidad mórbida tiene diabetes.2

La obesidad se relaciona con enfermedades respiratorias como la apnea del sueño y el asma. De manera que con esa misma pérdida de peso mencionada antes se reduce la gravedad de los síntomas de la apnea del sueño hasta un 50%.1

Respecto al desarrollo de artritis, una reducción de 2 unidades del índice de masa corporal (IMC) mantenida durante 10 años, por ejemplo, pasar de 30 kg/m2 a 28 kg/m2, reduce a la mitad el riesgo de tener artritis en las rodillas.1 En personas que ya han desarrollado artritis se ha probado que perder peso produce alivio del dolor y una mejora de la movilidad.5,6

  1. Disminuir la mortalidad1-3

En España la obesidad es la segunda causa de muerte evitable.2 Y cuanto antes se actúe frente al sobrepeso y la obesidad mejor. Se ha observado que en personas de 60 años o más la pérdida de peso no ha servido para revertir los efectos perjudiciales del exceso de peso mantenido durante los años anteriores.1 No existe un grado de obesidad saludable.3

  1. Ayudar a reducir el riesgo de varios tipos de cáncer1-3

Luchando contra el sobrepeso y la obesidad se puede ayudar a prevenir el cáncer de colon y recto, de mama, endometrio, riñón, esófago y páncreas.1-3

  1. Mejorar el estado de ánimo2

La obesidad se relaciona con problemas de ansiedad, depresión y alteraciones del estado de ánimo. Las personas con sobrepeso y obesidad están estigmatizadas por la sociedad, suelen ser víctimas de discriminación y del rechazo .1,2

Hay que tener en mente que la obesidad es una enfermedad crónica, y como tal, requiere un cambio en el estilo de vida, seguimiento y apoyo para lograr cambios a largo plazo.1-3

Bibliografía

  1. National Heart, Lung, and Blood Institute in cooperation with The National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. CLINICAL GUIDELINES ON THE IDENTIFICATION, EVALUATION, AND TREATMENT OF OVERWEIGHT AND OBESITY IN ADULTS. NIH PUBLICATION No. 98-4083. SEPTEMBER 1998. NATIONAL INSTITUTES OF HEALTH. Disponible: https://www.nhlbi.nih.gov/files/docs/guidelines/ob_gdlns.pdf [acceso: noviembre de2018].
  2. Masmiquel L. Obesidad: visión actual de una enfermedad crónica. Medicina Balear 2018;33(1);48-58.
  3. Lecube A, Monereo S, Rubio MA, et al. Prevención, diagnóstico y tratamiento de la obesidad. Posicionamiento SEEDO 2016. Endocrinol Diabetes Nutr. 2017;64(S1):15-22.
  4. Sumithran P, Prendergast LA, Delbridge E, et al. Long-term persistence of hormonal adaptations to weight loss. The New England Journal of Medicine. 2011;365:1597-1604.
  5. World Health Organisation. Obesity: preventing and managing the global epidemic. World Health Organisation Geneva, Switzerland, 2000.
  6. Bliddal H, Leeds AR, Christensen R. Osteoarthritis, obesity and weight loss: evidence, hypotheses and horizons – a scoping review. Obes Rev. 2014 Jul;15(7):578-86.

 

 

Comparte este artículo

Deja un comentario